miércoles, 3 de octubre de 2007

Y llego...

El lunes vino a vivir conmigo mi nueva compañera de piso, una gatica. Y como no tenía nada para ella, decidí ir este fin de a comprarle lo más elemental. Supuse que no necesitaría muchas cosas pero resulto ser todo lo contrario....

Me dirigí a la tienda haciendo una lista mentalmente de las cosas que necesitaba... eran dos. Su cajón/inodoro y algún juguete... A mi no me importaba compartir mi cuarto de baño con ella, es pequeño pero como una gata tampoco ocupa mucho (y no utiliza muchos productos de belleza) pues no tenía ningún inconveniente, pero parece ser que no iba a resultar, el pobre animal iba a tener complicado utilizar el inodoro... Así que decidí cogerle un cajón de tierra cerrada porque, como tendría que compartir la habitación con la tabla de plancha y demás utensilios que solemos guardar en el denominado "cuarto de los trastos", imagine que necesitaría un poco de intimidad. Tampoco era plan que todo el mundo ("con el mundo" parece ser que me refería a los trastos...) la vieran en esa situación tan poco glamurosa. Así se lo cogi y así NO lo utiliza... porque después de que me "estrenara" mis sabanas tuve que quitarle la parte de arriba del cajón para que fuera como un cajón normal... 10 euros más caro...

Después de comprar su "cuarto de baño" y un juguetillo pensé que ya había terminado… Ahí es cuando me dí cuenta que a lo mejor era posible que el animal necesitara más cosas. Primero necesitaba un cuenco para la comida y otro para el agua... Yo ya había pensado guardarle un platito y un vasito mío pero no valía, ella necesitaba unos propios. Resulto que también necesitaba un rastrillo para recogerle las cacitas, un par de juguetes más (para que el pobre animal no se aburriese), la arena/piedrecitas para el cajón-inodoro y, claro, comida... Que lo de la lata de atún, la anchoa y el cuenco de leche parece ser que no da del todo buen resultado y solo es eficaz en los dibujos animados... Y bueno se supone que también debía comprarle un cepillo para cepillarle (claro) pero es que el puto cepillo valía el doble de que el mío ¡y era la mitad de pequeño! ¿No podía utilizar uno normal de humanos? Porque tampoco es que vaya a tener una melena de estas que enseguida se enredan ¿no? y sino yo le presto mi suavizante...

Lo más elemental parece ser que lo conseguí... pero, como la misma frase ya indica, aún le hacían faltan algunas cosas más: el rascador de uñas, la tijeritas para esas mismas uñas, un cojincito para que duerma, más juguetes, más comida… uf… Lo primero que pensé era que no iba a tener sitio para las dos... porque entre mis cosas y las de la gata…

Y llego el lunes y con el la reina de mi casa. Porque ella entró, inspeccionó, eligió sitios favoritos, y me enamoró. Uf... que horror... ahora soy igual que mis amigas que tienen animales y a las que yo, hasta hoy, no entendía...

Solo tengo un problema. Yo la llamo bicho, nena, pequeña, trasto y demás calificativos cariñosos, pero no tiene nombre propio ¿Porque? porque no me gusta ninguno o porque creo que es feo, no le pega o es de perro... ¿Y cómo es ella? Pues, a parte de preciosa, es marroncito/pelirroja, muy juguetona y muy cariñosa… Y me da que se va a quedar con Bicho...

11 comentarios:

nerea dijo...

Al final se llama Morgana

Besicos!

Joan González dijo...

Hola, no te pase nada...arañazos por doquier...

Y por los 30 felicitatsssss...

salut

joan

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Bicho me parece un nombre encantador. Así llamé yo a mi hija durante sus primeros años...

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

Conocía la fama de altivos de los gatos, pero ignoraba que fueran tan finos. Vamos, que salen más caros que tener un hijo. A ver si le vas a tener que pedirle al presi los 2500 del cheque bebé...
Besos

nerea dijo...

Ya tengo los primeros arañazos, joan, y menos mal que es pequeñita...

Si Pedro, la verdad es que aunque su nombre oficial es Morgana, yo la llamare Bicho...

Y lo estoy pensando Pablo... porque jo con el animalito. Hoy la he llevado al veterinario y el miercoles que viene tengo que volver a llevarla...

Pero a decir verdad me hace muchisima compañia, aunque es un trasto...

Álvaro Fernández Magdaleno dijo...

¡¡Menudo robazo!! es peor que un hijo. ¿Morgana? me suena un poco a...
Un beso,
Álvaro

MORGANA dijo...

Gracias, por el nombre, a que es muy bonito? jejejje.
Yo tengo una gata "Guito" cuando la encontré en la puerta de un garaje, la puse en la palma de mi mano y le sobraba espacio, era como un hueso....y ahora es la reina de la casa, es más inteligente, bella, cabezota, caprichosa, es mi niña, y luego tengo a "Fufu" es un gato negro que recogi de un jardin, cuando me acerqué a él, el sonido que salió por su boquita fue "fu" "Fu" y bueno, le iba a poner Merlin, pero no quiero tener represalias, jejej.
Besitos.

al dijo...

Estas fatal y el nombre es horroroso...

nerea dijo...

A brujilla te suena Alvaro. Es que me gustan muchísimo las brujas. T sí, jo, con la tonteria voy hacer caso a tu hermano y pedir la ayuda esta del gobierno.. jajajaja...

Anónimo dijo...

Hola Nerea, hoy que tengo poco trabajo me estoy dedicando a escribirte por todos los lados... je je je.... ¡¡Asi que ahora nos entiendes a los que tenemos animales!! pues ya verás cuando tenga algún tiempo en casa. Por cierto, que me he enterado por aquí que tienes gatita, me alegro mucho porque así no estarás tan solita cuando llegues a casa.... aunque también me entristece, porque así no podré ir a visitarte por culpa de mi alergia (no quiero morir en el intento). Sabes como me pongo al estar en contacto con los gatos.... asi que te tocará venir siempre a ti. Saludos, Begoña

Mario dijo...

Deberías haberla llamado NOKIA, por lo de tu adicción...